viernes, 18 de mayo de 2018

Las Patronas en Méjico








Durante 20 años, “Las Patronas” han estado alimentando a migrantes centroamericanos. En búsqueda del ‘sueño americano’, ellos recorren México en un tren conocido como “La Bestia”.

"Nosotras no tenemos descanso. Esto es de todos los días, hasta el domingo, porque el migrante que va en el tren come todos los días", dice Bernarda Romero Vázquez mientras las demás mujeres que la rodean en la cocina no dan pausa a su tarea.
Estamos en La Patrona, una comunidad de Amatlán de los Reyes, en el centro del estado de Veracruz y ella es una de las 14 mujeres que integran el grupo concido mundialmente como "Las Patronas": mujeres que, durante los últimos 20 años, han alimentado voluntariamente a los migrantes centroamericanos que transitan México a bordo del tren conocido como "La Bestia" rumbo a Estados Unidos, en busca del sueño americano.
Para aquellos hombres, mujeres y niños, viajeros a fuerza de la necesidad económica y la violencia desmedida que se vive en los países de Centroamérica, esa será la única comida que harán en días, hasta semanas. Nadie sabe cuándo volverán a comer. Los lonches que las mujeres les ofrecen son elaborados principalmente con frijoles, arroz, pan, tortillas y atún. Algunas veces huevos hervidos, verduras o frutas; un pastel si se los regala la panadería, pero son los menos.
Las-Patronas-1
Doña Leonila Vázquez Alvízar en la elaboración de la comida para el festejo de los primeros 20 años de "Las Patronas". Todas las fotos son del autor.
La Esperanza del Migrante
Su experiencia de tantos años se refleja en un pizarrón colocado en la cocina. Cada día de la semana será una de ellas la encargada de cocinar al menos 100 lonches. Otras tendrán que empaquetar la comida en bolsas, lavar las botellas de plástico y llenarlas de agua, para luego amarrarlas en par (así se facilita su entrega), o ir por las donaciones de pan que les dan los supermercados y la verdura que les regala el mercado de Córdoba.
"El oído despierto", dicen. Siempre para llegar antes de que el tren pase por las vías, a unos cuantos metros de donde está el comedor . Apenas el primer silbido se escucha, las mujeres toman las cajas de plástico con los lonches y las carretillas con las botellas de agua. Se colocan separadas a un lado de las vías, a lo largo de la ruta y se mantienen atentas a la llegada del tren. A lo lejos una luz que va creciendo anuncia el paso de veloces toneladas de hierro con hombres hambrientos y sedientos a bordo. Pareciera que ya saben que ellas siempre estarán ahí con las bolsas de comida en el aire y las botellas de agua amarradas de dos en dos. Poco a poco se van asomando esos hombres cuyo equipaje es apenas una pequeña mochila con una muda de ropa, sus utensilios de limpieza y alguna fotografía de la familia que dejaron miles de kilómetros atrás. Apenas pueden distinguirse sus rostros por la velocidad. Sus manos ágiles van arrebatando la comida y el agua que extienden en lo alto "Las Patronas", mientras ellas hábilmente van tomando otras para entregárselas a los del próximo vagón. Así todo el tiempo hasta que el tren se aleja por completo.
Las-Patronas-9
"Las Patronas" se alistan para entregar los lonches a los migrantes que recorren México arriba de "La Bestia".
Las-Patronas-7 Las botellas de agua esperan ser entregadas a los migrantes centroamericanos.
"Si el tren pasa a buena hora, como a las 11 o 12 de la mañana y se acaba la comida, volvemos a guisar para el otro tren que pasa como a las 6 o 7 de la tarde", afirma Bernarda.
Son diariamente 10 kilos de arroz preparado con jitomate, cebolla y ajo en grandes ollas puestas al fuego hecho con leña. Otros tantos kilos de frijol, 10 tortillas por cada bolsa de comida, algunas piezas de pan. Cuando hay, se hierven zanahorias, papa, betabel o chayote y se cortan papayas, melones, sandía o alguna otra fruta que se agrega a los lonches.
Esto no siempre fue así. Norma Romero Vázquez, coordinadora de "Las Patronas" recuerda que la mañana del 5 de febrero de 1995, al volver de la tienda a su casa con una de sus hermanas, el tren pasó frente a ellas. Los hombres que ahí viajaban pedían comida: "Tenemos hambre, madre", decían. Un vagón, otro, otro más... todos pedían comida. Sin pensarlo entregaron sus compras —pan y leche—, a esos hombres.
Luego de esa acción desinteresada, se reunió la familia y comentaron lo sucedido. El paso de esos hombres es cotidiano, incluso les dicen "Las Moscas" por viajar colados, como moscas, en el tren. Pero esa súplica de comida las hizo organizarse para que al siguiente día les dieran de comer. Una puso el arroz, otra los frijoles, las tortillas y las bolsas para hacer los paquetes. Apenas avisó el tren su cercanía corrieron a la vía. En esa ocasión entregaron 25 lonches y la "tristeza fue enorme", recuerda Bernarda, porque no alcanzó ni por poco.
Por cuenta propia lo hicieron diariamente durante siete años, en completo anonimato. Sin embargo un día la madre de Bernarda y Norma, doña Leonila Vázquez Alvízar, decidió que era el momento de tocar puertas para recibir ayuda y continuar alimentando a los migrantes.
Las-Patronas-4

Fray Tomás González, coordinador del albergue "La 72" de Tenosique, Tabasco, pelando zanahorias.
"Teníamos que encontrar quien nos ayudara para seguir haciendo esto. No queríamos dejarlo, pues veíamos a la gente cómo va sufriendo. Van señoras con su hijos y todos sufriendo. A veces veíamos que se iban y que no alcanzaba la comida y nos poníamos a llorar, sentíamos que el corazón se nos atacaba porque no pudimos (alimentar a todos)", dice.
Así comenzó el acercamiento con escuelas y universidades, el mercado en Córdoba, centros comerciales, panaderías y tortillerías. La ayuda siempre es en especie. Ellas ponen el trabajo voluntario, sin recibir nada a cambio, sólo la satisfacción de ayudar desinteresadamente al necesitado y saber que el deber está cumplido. Poco a poco comenzaron a llegar los donativos, principalmente arroz y frijol, aceite y sal, pan y tortillas, atún y huevos. También llegan zapatos y ropa que con el mismo método se entrega en las vías del tren.
El trabajo de estas mujeres ha sido de tal impacto que actualmente existe en la plataforma Change la petición para que "Las Patronas" sean postuladas al Premio Princesa de Asturias, en la categoría de Concordia 2015, entregado en España.
Las-Patronas-3
Integrantes de "Las Patronas" en el trabajo cotidiano.
Las-Patronas-6 Doña Leonila Vázquez Alvízar, a pesar de su edad, no deja de dar su trabajo voluntario para alimentar a los migrantes.
Julia Ramírez tiene 17 años como voluntaria en el grupo y le toca cocinar los martes —el resto de la semana tiene que hacer otro tipo de labores—. Así todos los días, incluso en Navidad y en Año Nuevo.
Ella vive cerca de las vías del tren y recuerda que un domingo "La Bestia" se detuvo. A su casa se acercó un joven de aproximadamente 16 años para pedirle comida. Lo primero que le vino a la mente fue la imagen de su hijo, de edad similar a la de ese muchacho. "Me conmoví hasta las lágrimas". Lo sentó a la mesa. Frijoles, huevo y tortillas fue el menú de ese día. Una comida apresurada para prevenir la partida del tren. "Gracias madre, que Dios me la bendiga", dijo el migrante.
Antes de irse, dudando al salir de la casa, el joven regresó con ella. "Madre, le pido un favor". Si puedo, con mucho gusto, le respondió Julia. Voy viajando solo y necesito su bendición. "Que Dios te bendiga y la Virgen Santísima te acompañe hasta donde quieres llegar". El se fue y ella se unió a "Las Patronas".
"Estoy muy contenta y feliz porque todos somos hermanos y no me gustaría que mi hijo se fuera. Pienso en todas la madres que se preguntan, '¿dónde andará mi hijo?, ojalá que encuentre gente buena'. "Ellos vienen peligrando en el camino, es muy triste porque sufren calor, lluvia, hambre y sed", dice.
Pero hay un deseo que no deja de recorrer el interior de Julia: "Me gustaría que encontraran trabajo, que no salieran de sus países, pues este viaje lo hacen por necesidad y no por gusto".
En febrero de 2015 "Las Patronas" celebraron sus primeros 20 años de desarrollar esta labor humanitaria. Dentro de los festejos está una caminata por las vías del tren. Por ahí van decenas de personas, defensores de derechos humanos, integrantes de albergues de migrantes de diferentes partes de México y sacerdotes comprometidos con esta causa. De repente a lo lejos se escucha el silbido del tren. Todos a la orilla. "La Bestia" pasa rugiendo: un vagón, otro y otro más.
Algo ocurre, una ausencia importante, sólo va un migrante abordo.
Las-Patronas-8
Camino a las vías del tren para entregar los lonches.
Las-Patronas-2 El padre Alejandro Solalinde Guerra, director del albergue "Hermanos en el Camino", en Ixtepec, Oaxaca, elaborando tamales para el festejo de los 20 años de "Las Patronas".
En julio pasado el presidente de México, Enrique Peña Nieto, lanzó el Programa Frontera Sur, con el que oficialmente se busca la protección de los migrantes que cruzan el país. Sin embargo los hechos dicen otra cosa: la militarización de la frontera de México con Centroamérica, la "cacería" de los migrantes, los puestos de revisión, las garitas migratorias, los operativos en el tren. Todas las instituciones de Seguridad Nacional están enfocadas en impedir y dificultar el paso de los migrantes.
Para los defensores de derechos humanos esto, en lugar de aliviar los abusos que sufren los migrantes en el país, expone a los centroamericanos a mayores peligros. Ahora caminan por las vías del tren, por las carreteras y otros caminos poco transitados —montañas, selvas y lugares despoblados. Asumen el riesgo de ponerse en manos de traficantes de personas o "polleros" o incluso el de tomar rutas marítimas.
Norma Romero Vázquez sabe de esto. De preparar 800 lonches diarios ahora sólo son 100. Los migrantes van llegando a La Patrona caminando por las vías del tren. Muchos de ellos con el agotamiento producto de andar difíciles rutas que se hacen en varios días desde el municipio de Tierra Blanca. Deshidratados y hambrientos, con los pies llagados por la travesía, buscando un lugar dónde descansar y recuperar fuerzas para seguir su viaje.
"La situación para ellos es mucho más difícil y no se está haciendo nada. Este Programa Frontera Sur no va a traer mas que más problemas, es lo que hemos estado viendo", dice sin dudarlo. En el comedor La Esperanza del Migrante han tenido que atender hasta a 18 centroamericanos simultáneamente, algo antes no visto.
"Lo más triste de todo", enfatiza, "es que (las autoridades) no están entendiendo que esto no es una solución, porque a la gente no la van a detener reforzando fronteras, porque (el migrante) tiene hambre y seguirá buscando como lo han hecho en Estados Unidos, que ha reforzado las fronteras pero los migrantes tienen que pagar el doble para pasar".
Insiste que la labor continuarán realizando la labor que han hecho durante los últimos 20 años, pase lo que pase. Es una obligación que se han autoimpuesto porque lo más importante es ayudar al necesitado. "La palabra del evangelio convertida en acción".
"Invito a toda la gente a que no sea indiferente, a que sea sensible, a que piense que hoy en día los tiempos no están tan fáciles no sólo para el centroamericano, sino para el mexicano, y que no seamos duros de corazón", dice.
"A mi como persona me duele, refiere, pero es el peregrinar de cada uno de ellos. La esperanza que tienen ellos de realizar ese sueño que anhelan es algo en el que uno participa con ellos, en hacerles sentir que no toda la gente es mala, ya ellos vienen desconfiados por todo lo que les toca vivir en el trayecto, nosotros queremos ser una esperanza de vida para los migrantes".


jueves, 17 de mayo de 2018

Mujeres mula


APDHA reclama soluciones inmediatas ante las dos nuevas muertes de mujeres porteadoras

Denuncia que esta nueva tragedia está marcada por la pasividad del Estado español y el Gobierno de Marruecos
Andalucía, 15 de enero de 2018.-
La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) califica de “intolerable” que dos mujeres hayan fallecido esta mañana cuando estaban esperando a que la frontera de El Tarajal abriera para poder entrar en Ceuta, con el objeto de cargar el bulto con la mercancía que les permite ganar el sustento del día.
La organización considera la situación “urgente y alarmante”, por lo reclama “soluciones inmediatas”. Desde el anuncio del cierre de la frontera para el porteo de estas Navidades, la desesperación y el clima de tensión han aumentado “a extremos insostenibles” y “prueba de ello” son estos dos nuevos fallecimientos, que, en menos de un año, han alcanzado la cifra de siete mujeres.
Desde que la APDHA comenzara la campaña #LaInjusticiaALaEspalda, ha reclamado insistentemente la necesidad de que los Gobiernos del Estado español y Marruecos traten como una prioridad, basada en el respeto a los derechos humanos, la gestión del paso fronterizo para las personas que realizan el trabajo de porteo de mercancías a través de las fronteras.
Por ello, convocan una concentración en la Subdelegación del Gobierno de Cádiz, el miércoles 17 de enero a las 11:00 de la mañana, para denunciar la “pasividad” de ambos Gobiernos ante esta tragedia y visibilizar las reclamaciones legítimas de las mujeres porteadoras, como es que las dejen “ejercer su trabajo con dignidad”.

Las porteadoras siguen luchando por su dignidad


Mujeres porteadoras: La injusticia a la espalda

07



#LaInjusticiaALaEspalda

APDHA inicia la campaña ‘Porteadoras: La Injusticia a la Espalda’ para reclamar el fin del trato degradante que reciben las mujeres marroquíes que portan mercancías en las fronteras de Ceuta y Melilla.
¡Compártela en redes sociales! #LaInjusticiaALaEspalda.

Notas de prensa

APDHA denuncia en un informe las vejaciones y el maltrato a las mujeres porteadoras en Ceuta.
Inicia la campaña ‘Porteadoras: La Injusticia a la Espalda’ para reclamar el fin del trato degradante que reciben.
English version here
La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha presentado hoy su informe sobre ‘Respeto y Dignidad para las Mujeres Marroquíes que portan Mercancías en la Frontera de Marruecos y Ceuta’. En él, se analizan las vulneraciones de los derechos humanos que padecen las mujeres marroquíes que trasladan fardos, como equipaje de mano, desde el polígono del Tarajal de Ceuta hasta las localidades alauitas próximas a la frontera, a cambio de una comisión.
La entidad denuncia en su informe que más de 7.000 de mujeres se ven sometidas a diario a vejaciones, abusos, trato degradante e, incluso, acoso sexual a las más jóvenes, por parte de los cuerpos policiales a ambos lados de la frontera. El informe detalla cómo las condiciones en las que realizan su trabajo son “absolutamente denigrantes”: las mujeres porteadoras llevan entre 60 y 90 kilos de peso a sus espaldas durante horas a lo largo del recorrido, son insultadas, acosadas y menospreciadas, obligadas a mantener filas y golpeadas si no lo hacen, todo por menos de 10 euros de media al día, aseguran.
El informe de la organización también explica que estas mujeres en verano esperan con frecuencia muchas horas al sol en la playa del Tarajal, sin acceso a agua potable ni a baños públicos y sin sombra que las cobije del intenso calor. Incluso se han producido avalanchas, afirman, en las que han fallecido mujeres, como fue el caso de Busrha y Zhora en 2009. “Es lamentable que esta situación se perpetúe año tras año bajo la mirada impasible de los gobiernos de Ceuta, Marruecos, España y la Unión Europea”, critica Cristina Fuentes, del equipo investigador de la APDHA.
Esta realidad, sentencian, no puede prolongarse por más tiempo a pesar de los cuantiosos beneficios que aporta. “Cerca de la mitad de las exportaciones salen de Ceuta a las espaldas de las portadoras, una actividad alegal que se cifra en más de 400 millones de euros”, según un estudio de la Universidad de Granada titulado Estudio sobre el Régimen Económico y Fiscal de Ceuta. “Estos beneficios se sustentan en la vulneración de los derechos humanos de estas mujeres, que necesitan de un puesto de trabajo para alimentar a sus familias”, denuncian.
Para acabar con esta situación la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha publicado un decálogo de mejoras en las que se propone la limitación del peso máximo del bulto a 20 kg., el cierre inmediato del paso del Biutz, por no cumplir los estándares mínimos de seguridad y de respeto a la dignidad de las personas, y la apertura del paso del Tarajal II, con áreas de descanso y servicios para las porteadoras como baños públicos, fuentes de agua potable y sombras.
Además, la entidad propone la consideración de las mujeres porteadoras como trabajadoras, la mejora de las infraestructura de la frontera del Tarajal, que está obsoleta, la delimitación de las competencias entre los cuerpos de seguridad a ambos lados de la frontera, protocolos de actuación sobre la salida de mercancías y la apertura de una aduana comercial entre Ceuta y Marruecos que permita una actividad comercial legal y digna.
La APDHA va a llevar a cabo una campaña titulada ‘Porteadoras: La Injusticia a la Espalda’ con el objetivo de presionar a los gobiernos responsables,  para estas mujeres dejen de sufrir a diario este maltrato y el comercio atípico que se desarrolla en la zona fronteriza sea respetuoso con los derechos humanos.

Anuncios








Se compra y se vende... Hoy redactamos algunos anuncios y aprovechamos para dar voz a la lectura de este hombre que viaja en el metro de Londres leyendo el periódico.

miércoles, 16 de mayo de 2018

RAMADÁN MUBARAK


Aprender español desde los referentes culturales



LUNAS DE JUNIO 2018



LUNAS DE MAYO


Otra fecha de comienzo del Ramadán

Ramadán 2018: comenzará en todo el mundo el 15 de mayo

MAY, 13, 2018 | 08:18

REUNIÓN. Durante el mes del Ramadán, los creyentes musulmanes se reúnen después de que se oculta el sol para romper el ayuno. (Foto: whatson.ae)
El Ramadán es uno de los cinco pilares del islamismo. Se celebra el noveno mes del año del calendario lunar. 
 
Desde que sale el sol hasta que se oculta, los musulmanes dejarán de comer, tomar cualquier líquido, fumar y tener relaciones sexuales. Este año, el Ramadán empezará el martes 15 de mayo y concluirá el 14 de junio. El conocido como ayuno musulmán se celebra el noveno mes del calendario islámico y, según la organización Islamic Finder, todo el mes se considera bendito.

El Ramadán es uno de los cinco pilares del islamismo y es obligatorio. Por tradición, solo están exentos de practicarlo los enfermos, los niños y las mujeres que están en su ciclo menstrual.

“¡Oh, creyentes! Se os prescribió el ayuno igual que a quienes os precedieron para que alcancéis la piedad” (Corán 2:183). En el libro sagrado de los musulmanes, el Corán, y en las enseñanzas del profeta Muhammad hay diferentes indicaciones con respecto al mes del ayuno. 

La conmemoración se vive en todo el mundo y para los que la practican va más allá de no ingerir comida, se trata de un tiempo de reflexión.
ORACIÓN. El Ramadán también se considera como el mes del Corán, un tiempo de reflexión para los creyentes. (Foto: www.cdn.com.do)
Mes del Corán
En el noveno mes del calendario lunar también se recuerda el inicio de la revelación del Corán al profeta Muhammad, por parte de Alá. 

Se cuenta que el profeta dijo que “cuando comienza el Ramadán se abren las puertas del Paraíso y se cierran las puertas del Infierno y el demonio es atacado con cadenas”. 

Aunque no es obligatoria, se realiza una peregrinación menor a la Meca. La mayoría de gente viaja en los 10 últimos días del mes considerados los más sagrados, pues, según la tradición oral, fue en uno de ellos que Alá reveló las sagradas escrituras. 

En los países con mayoría de población musulmana la cotidianidad cambia. Las comunidades musulmanas de todo el planeta practican el ayuno. Según una encuesta de Pew Research Center, publicada en 2017 y citada por CNN, “el 80% de los musulmanes estadounidenses observan el mes sagrado ayunando”, por lo que, al menos en ese país con un importante porcentaje de fieles, las tradiciones se mantienen. 

En Quito, todos los años se hacen actividades en las mezquitas de la ciudad, en las cuales se reúnen los miembros de la comunidad musulmana y se da apertura para que la gente conozca y comparta sus tradiciones libremente. (PCV)
Iftar
°  Es el rompimiento del ayuno al atardecer. Por tradición, las familias se reúnen para comer los alimentos. Los hombres y las mujeres se sientan en mesas diferentes y consumen dátiles seguidos por al menos tres platillos tradicionales. En Quito, la comunidad musulmana de la ciudad se reúne en la Mezquita, ubicada en la Shyris y Eloy Alfaro para compartir su tradición. Personas de todas las creencias religiosas pueden asistir a partir de las 18:00. 
TRADICIÓN. Los dátiles son uno de los principales alimentos que se consumen durante el Ramadán. (Foto: www.cdn.com.do)
Suhur 
° También conocida como Suhoor, Sehri o Sahari, es la comida antes del amanecer, en la que los musulmanes se reúnen durante el Ramadán. De acuerdo con las escrituras, para quienes ayunan, ese momento es el que les dará fuerzas para la abstinencia durante el día. Antes de la comida realizan la primera oración de la mañana y recitan fragmentos del Corán.
Festividades relacionadas
° “En la noche del medio de Sha’ban, Allah desciende al cielo de este bajo mundo y perdona a cada musulmán, exceptuando solo al idólatra, al portador de malicia, el que rompe los lazos familiares o a la mujer que es sexualmente promiscua”. 

Así describía la noche de la absolución Lwailat al Bara’a el profeta Abu Nasr. Esta fecha se recordará el martes primero de mayo y fue la que abrió un mes cargado de celebraciones religiosas de los musulmanes.

También se la conoce como Mid-Sha’ban, porque es el día 15 del mes Sha’ban. Según la historia, la fecha tiene distintos significados para las dos principales ramas del islamismo.

Desde la perspectiva chiita, se recuerda el nacimiento del Imam al-Mahdi. Se trata del duodécimo, último y actual imán chiíta y también el Mahdi. Es una figura islámica de gran importancia debido a que se cree que es quien llevará la justicia absoluta y hacer volver al Islam la religión mundial. 

Por otro lado, para la rama sunita, Mid-Sha’ban se recuerda como la noche en que Alá salvó del diluvio a los seguidores de Noé. “Allah prepara el destino para todas las personas en la Tierra para el próximo año”, mencionan las creencias. 
Por esta razón, a veces se la llama ‘La Noche de la emancipación’ (Lailat ul Bara’at).

‘La Noche de la absolución’ también se la ha llamado ‘bendita’, porque es un recipiente para la misericordia, bendición, beneficio, perdón y absolución que descienden sobre las personas en la Tierra.

Programa de actividades en Ramadán en Melilla

Programa de actividades para el Ramadán 2018 en Melilla

Incluye talleres de cocina, juegos para los niños o competiciones deportivas; el Instituto de las Culturas invertirá 30.000€


El Instituto de las Culturas invertirá unos 30.000 euros en un amplio y variado programa de actividades para celebrar la festividad del Ramadán 2018 que está a punto de comenzar. Según señaló esta mañana en rueda de prensa la presidenta de esta institución, Paz Velázquez, la partida es superior a la de años anteriores porque se han atendido nuevas demandas de la comunidad musulmana.
Con motivo del mes sagrado, se van a desarrollar actividades deportivas, lúdicas y culturales. Estas tendrán una doble finalidad, según Velázquez: “Festejar uno de los principales pilares del Islam y de ofrecer alternativas a las largas jornadas de ayuno”. El programa, que incluye talleres de cocina, artesanía o un concurso de dibujos, ha sido elaborado de modo que puedan participar en las actividades personas de todas las confesiones religiosas.

Talleres de cocina

Según apuntó Velázquez, el taller de cocina de Ramadán fue una de las actividades nuevas y más exitosas del año pasado. “Fue tal la demanda que casi hubo que doblar las plazas incialmente previstas”, recordó. Por este motivo, este año se ha vuelto a convocar tanto para adultos como para niños a partir de ocho años.
De nuevo, este taller se impartirá de la mano de la Asociación Cultural Rusadir 21. Las clases se darán en el Colegio León Solá del 28 de mayo al 14 de junio para los adultos, para los que se han reservado unas 40 plazas. En el caso de los niños, hay unas 30 plazas y el taller se impartirá entre el 8 y el 14 del mes que viene.
Las inscripciones para el taller en el que se aprenderá a preparar platos tan típicos como la harera o la shabbakía se pueden realizar desde hoy mismo en el Instituto de las Culturas, o a través de su web. El plazo para apuntarse finaliza el 27 de este mes.

Ramadán en tu barrio

Otra de las actividades que se van a llevar a cabo se denomina ‘Ramadán en tu barrio’. Está pensada en los más pequeños, ya que contará con pintacaras, talleres de pulseras, juegos populares, bailes y una biblioteca itinerante, entre otros atractivos. Este año, el evento se llevará a cabo el día 18 en Cabrerizas; el 25, en El Real; el 1 de junio en el Monte María Cristina y el 8 en Las Palmeras. Los niños podrán sumarse a los juegos desde las 22:00 horas hasta las 01:00 horas.
Además, según expuso Velázquez, este año se volverá a repetir el ‘Torneo FIFA 2018’, ya que destacó entre los jóvenes el pasado Ramadán. Además, se incorporará un torneo de ‘Just Dance’, pensado para aquellos a los que les gusten otro tipo de juegos digitales.
Según avanzó la presidenta del Instituto de las Culturas, estos torneos se desarrollarán en la calle, aprovechando las citas de ‘Ramadán en tu barrio’, aglutinando de esta manera ambas actividades. “Los participantes tendrán que estar a las 21:15 horas en los lugares en los que se van a desarrollar los torneos para inscribirse antes de que dé inicio la competición”, apuntó Velázquez.

Concurso de dibujo

Por otro lado, en colaboración con las ludotecas de Melilla, se llevará a cabo un concurso de dibujo bajo el título ‘¿Qué es el Ramadán para ti?’. El mismo se desarrollará del 16 de mayo al 5 de junio y las votaciones para elegir al dibujo ganador se realizarán a través de la web del Instituto de las Culturas del 6 al 14 de junio. Los ganadores se darán a conocer el día 15 de junio en la misma página.
Según explicó Velázquez, podrán participar en el certamen niños con edades comprendidas entre los ocho y los doce años. Tendrán que entregar sus dibujos a sus monitores de ludoteca.
Además, este año volverán a convocarse los talleres de artesanía, que se desarrollarán los sábados de 11:30 a 13:30 horas en el Mercado Central de manera gratuita.

Taller de artesanía y charlas

Por otro lado, aunque todavía se tiene que concretar la fecha, este año se llevarán a cabo varias charlas sobre la incidencia que tiene el ayuno del mes sagrado sobre la salud, haciendo especial hincapié en aquellas personas que padecen alguna dolencia. Para ello, se contará con el doctor Mohamed Uriachi y con un profesional endocrino del Hospital Central.

Torneos deportivos

Respecto a los torneos deportivos, Velázquez adelantó que volverán a celebrarse competiciones de fútbol, voley, basket, tenis y pesca, para lo que se contará con la colaboración de las distintas federaciones, donde tendrán que inscribirse aquellos que quieran participar.
Según expuso la presidenta del Instituto de las Culturas, los melillenses podrán consultar el programa de actividades desplegadas para este Ramadán en la web de la entidad. “Es mi deseo felicitar a todos los melillenses y, especialmente, a aquellos que profesan el Islam en este mes de Ramadán”, concluyó Velázquez.